La Adriática

JOAQUÍN MURO ANTÓN y TRINIDAD SOLESIO GONZÁLEZ. 1948. COSO, 34

El edificio de la compañía de seguros “La Adriática” ha sido considerado el primer “rascacielos” construido en Zaragoza. El motivo no es tanto la altura (de trece pisos en este caso) sino la definición de rascacielos como aquel edificio en el que lo vertical predomina sobre cualquier otro aspecto constructivo.

En “La Adriática” es, efectivamente, este concepto de verticalidad lo que sobresale, pero además tanto la composición en altura, como el empleo de los órdenes gigantes y el complejo programa constructivo inciden en esta idea de la introducción de la tipología del rascacielos en la arquitectura zaragozana.

adriatica1

Monumentalismo clasicista

Uno de los conceptos con los que más se juega en las memorias y proyectos constructivos del siglo XX es el de la “tradición modernizada”, es decir, con la utilización del lenguaje histórico de la arquitectura reinterpretado para su adecuación a las nuevas necesidades y gustos.

La idea, que no deja de ser una derivación del Eclecticismo, está presente de manera explícita en “La Adriática”. El lenguaje formal es clasicista, con órdenes gigantes, frisos (incluidos los triglifos), cornisas voladas, frontones…, además de una composición en altura basada en la clásica estructura de basa, fuste y capitel.

El éxito de los autores de “La Adriática” radica en lograr que este lenguaje clasicista, tan habitual siempre en la tipología del rascacielos, no resulte ni excesivo ni superficial, sino que consigue dar respuesta una sólida, y a la vez airosa, a un edificio singular y realmente armonioso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Arquitectura y ciudad

El edificio de “La Adriática” conjuga, al menos dos grandes virtudes que le convierten en uno de los inmuebles más interesantes del siglo XX en Zaragoza. La primera reside en la excelente solución constructiva dada a un programa complejo. La segunda es la de ayudar a mejorar la imagen de la ciudad en una de sus calles más emblemáticas: el Coso.

Arquitectónicamente, “La Adriática” es un edificio proyectado con un triple programa (algo inusual hasta entonces en Zaragoza) de locales comerciales, oficinas y viviendas. Esto implica una hábil articulación de los espacios y las circulaciones, que los arquitectos resuelven con acierto. La imagen del edificio no sufre como resultado de esta complejidad sino que, por el contrario, da una respuesta conveniente combinando la solidez lograda con los elementos clasicistas en piedra, con la ligereza de los amplios ventanales acristalados.

Pero el gran acierto de “La Adriática” está, más allá de lo puramente arquitectónico, en la manera en que crea imagen de ciudad. El estrecho solar en el que se levanta se resuelve en tres fachadas a la calle del Coso, la plaza de San Roque, y la calle de Palomeque.

El frente del edificio, hacia la pequeña plaza de San Roque, es el elemento más emblemático, el más articulado formalmente, resolviendo con majestuosidad un chaflán estrecho pero muy visible desde la transitada calle del Coso.

Por todo ello, “La Adriática” se ha convertido con el paso del tiempo en uno de los iconos más representativos de la arquitectura contemporánea zaragozana cuando, paradójicamente es un edificio por completo ajeno a la tradición y práctica local.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los arquitectos

Uno de los aspectos que más sorprende de “La Adriática” es su autoría. Los arquitectos que firman el proyecto son Joaquín Muro Antón y Trinidad Silesio González.

Joaquín Muro, titulado por la Escuela de Madrid en 1916, formó parte de la “Oficina Ténica de Construcciones de Escuelas” dirigida por Antonio Flórez, y en esta tarea se le conocen algunos proyectos de escuelas en la provincia de Valladolid y la participación en la “Exposición de Arquitectura Escolar” de 1933 donde intervino como ponente.

Trinidad Silesio coincide con Joaquín Muro en haberse titulado por la Escuela de Madrid (en 1920) y ejercer como arquitecto escolar, en su caso en la provincia de Cádiz.

Su único proyecto conocido común es este de “La Adriática” de Zaragoza cuyas obras, además, no serían dirigidas por ellos, sino por el arquitecto zaragozano Regino Borobio Ojeda.

(Fotografías: descampe.net y wikimedia commons)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s