San Vicente de Paúl, 25

BRUNO FARINA Y GONZÁLEZ NOVELLES. 1940. SAN VICENTE DE PAÚL, 25

El proyecto para abrir una nueva calle que uniera el Coso con la ribera del Ebro data de finales del siglo XIX. El vial resultante mantuvo el nombre de calle de la Yedra hasta que, ya a finales de los años 30 pasaría a adoptar su nombre actual de San Vicente de Paúl. El proyecto definitivo para su alineación y apertura fue firmado por Regino Borobio en su condición de arquitecto del Ayuntamiento de Zaragoza.

La calle se construyó completamente en apenas quince años lo que le dotó de una unidad formal muy poco frecuente en la ciudad, constituyendo el ejemplo más completo y homogéneo de la arquitectura de la primera posguerra zaragozana.

Plenamente representativo de la arquitectura de la calle San Vicente de Paúl es el edificio que Bruno Farina y González Novelles proyectó para Antonio Lalana Franco en el año 1940.

El inmueble está constituido por tres casas con fachada a las calles de San Vicente de Paúl y Mayor. Tal y como corresponde a las normas de construcción de la vía, el encuentro entre ambas fachadas se lleva a cabo en amplio chaflán.

En altura el edificio tiene baja, dedicada a locales comerciales y cuatro plantas de pisos más ático retranqueado. La composición de ambas fachadas es simétrica y está compuesta a base del juego de balcones y miradores adintelados. El piso superior se resuelve mediante vanos cerrados en arcos de medio punto bajo alero volado.  El chaflán se completa mediante un torreón de dos cuerpos, el inferior abierto en esbeltas ventanas muy verticales y el superior resuelto en belvedere de arcos semicirculares.

Otro elemento interesante es la puerta de acceso a las viviendas, inspirado en la manera clásica, con jambas de pilastras rematadas con capiteles de guirnaldas sobre los que apoya un escueto entablamento.

En la planta calle el arquitecto utiliza la piedra mientras que en el resto del edificio usa una combinación de ladrillo a cara vista y revocado. Desde el punto de vista ornamental el ladrillo juega un papel importante en elementos como el trazado trasdosado y con impostas y claves resaltadas de los arcos de medio punto o la decoración en esquinilla de las enjutas de los arcos situados sobre los miradores.

En su disposición interior, la regularidad de los tres solares sobre los que se levanta el inmueble permite al arquitecto una distribución regular y bien ordenada de las amplias viviendas.

En el planteamiento del edificio resulta manifiesta la voluntad de enlazar con una arquitectura ligada a la historia y a la tradición local como se propugnaba desde los medios oficiales en la primera posguerra, alejándose voluntaria y manifiestamente de lo que había sido la evolución de la arquitectura hasta la guerra civil.

4 comentarios en “San Vicente de Paúl, 25

    • Hola, Jorge: Gracias por tu comentario. En las próximas semanas iremos haciendo un recorrido por otros edificios de San Vicente de Paúl. Espero que sigas visitando el blog. Un saludo.

      Me gusta

  1. Creo que había un proyecto o la intención de crear una avenida neomudejar, pero esto al final sólo se reflejó en las esquinas o chaflanes. La creación de este ensanche se llevó por delante la Plaza del Reino con edificios como la Aduana, o antigua casa de los diputados del reino, el edificio de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País, la Real Academia de Nobles y bellas Artes de San Luis y el Seminario de Pobres de San Francisco de Paula; palacios como el de Sora, presunto lugar del infanticidio del infantico Sto Dominguito del Val y antigua casa del Talmud en la judería zaragozana ( casi ná) y el Colegio de la Enseñanza con su magnífica iglesia. Años después también tirarían la Casa Gavín que se había salvado en un principio para construir un edificio de telefónica.

    Me gusta

  2. Hola, Fran:
    Así es. La apertura de la calle de la Yedra (lo que hoy conocemos como San Vicente de Paúl) fue una intervención urbanística que rasgó el casco histórico (al igual que ya había ocurrido, por ejemplo, con la calle de Alfonso I) y haciendo desaparecer algunos magníficos ejemplos de arquitectura histórica.
    La forma definitiva de la calle de San Vicente de Paúl viene establecida por unas ordenanzas urbanísticas que apuestan por unos planteamientos formales muy ligados al pasado histórico y al entorno. Desde luego, esto no deja de ser una contradicción pero así es como se planteó y se llevó a cabo.
    En este sentido, San Vicente de Paúl es una calle con una relativa homogeneidad que se corresponde con las ideas arquitectónicas dominantes tras la guerra civil.
    Gracias por comentar y espero que sigas visitando el blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s