Teatro Principal

JOSÉ BELTRÁN NAVARRO y REGINO BOROBIO OJEDA. 1937. COSO, 57

Desde los años 20 resultaba evidente la necesidad de plantear una profunda reforma y ampliación del teatro “Principal” cuya situación resultaba cada vez más penosa. En los años siguientes hubo varias iniciativas e incluso un proyecto de Miguel Ángel Navarro -en 1931 arquitecto municipal- para renovar por completo el teatro. En su diseño, Navarro incluía una antigua aspiración, imprescindible para la prevista ampliación: el derribo del edificio de viviendas del número 65 del Coso con esquina a la actual calle de Eusebio Blasco.

Por fin, en los primeros meses de 1936 el proyecto toma cuerpo cuando el Ayuntamiento obtiene la financiación suficiente y adquiere el citado inmueble. Sin embargo, el golpe de estado de julio truncó el proceso. Miguel Ángel Navarro fue apartado de su cargo de arquitecto municipal y su propuesta sobre el teatro, olvidada.

Pese a lo que podía esperarse de una situación tan difícil como la que vivió Zaragoza en los años siguientes, apenas un año más tarde los nuevos arquitectos municipales, José Beltrán Navarro y José Borobio Ojeda, realizan un nuevo proyecto de reforma y ampliación. Y de forma más que sorprendente se ejecuta entre los años 1937 y 1940, en plena guerra civil.

La fachada

La reforma del teatro “Principal” de Beltrán y Borobio tuvo una entidad considerable, tanto en el exterior como en el interior del inmueble. Exteriormente, lo más reseñable fue la completa reconstrucción de la fachada de la calle del Coso.

Hasta aquel momento, esta se levantaba sobre medianiles y se caracterizaba por una estética decimonónica de inspiración clasicista.

Tras la actuación de Beltrán y Borobio, el frente adquiere mayor desarrolló y se prolonga en esquina hacia la calle Eusebio Blasco al derribarse el edificio de viviendas colindante.

Formalmente, los autores plantean una fachada, casi enteramente en ladrillo, de una vaga modernidad en sus líneas generales relativamente sobrias y la resolución curva de la esquina. Sin embargo, en este aire modernizador no faltan los detalles clásicos como las pilastras pareadas del cuerpo central que buscan dar empaque al edificio.

Dependencias interiores

La reforma de 1937 del teatro “Principal” resultó tan profunda en el interior como en la fachada. Para comenzar, la ampliación del solar del local permitió sustituir la antigua entrada desde el Coso, que apenas consistía en un modesto pasillo hasta alcanzar el patio de butacas, por un espacioso vestíbulo planteado en doble altura. Al vestíbulo se le añadirían otra serie de estancias de nueva planta como el salón de té o el salón de tertulias, un lugar más reservado del teatro en el que los artistas podían conversar con las autoridades locales.

En el vestíbulo y el salón de té, Beltrán y Borobio planean unos espacios amplios y ricos, a modo de transición estética y emocional entre la moderna fachada del Coso y el decimonónico y espectacular patio de butacas. El salón de tertulias tenía, por el contrario, un planteamiento más popular, en recuerdo de la arquitectura doméstica tradicional en la región.

Finalmente, Beltrán y Borobio actuarían también sobre los espacios de distribución para el acceso a las localidades de los diferentes pisos, camerinos, almacenes y dependencias auxiliares.

4 comentarios en “Teatro Principal

  1. La fachada empeora ostensiblemente la anterior. Aunque la disposición de los elementos es similar, estos son de menor calidad y con mucho menor detalle que en el primer caso y con la composición menos equilibrada. El cambio cromáticomaterial tampoco mejora nada, se pasa de un blanco resplandeciente que hace lucir la composición, a unos tonos ocres y una materialidad que le da una sensación de pobreza. Los Borobios fueron nefastos, valoradas sus actuaciones en conjunto, para el patrimonio zaragozano.

    Me gusta

  2. Uno de los mayores fallos que veo es el enorme frontón de pobre ejecución de hiperbólica nada, totalmente desproporcionado en la composición, donde antes había un discreta y bonita crestería y un coqueto escudo colocado en el centro como eje de simetría. Y las esculturas que antes estaban dispuestas de forma alternada, con ritmo y con suficiente espacio para su lucimiento, ahora aparecen todas apelotonadas como remate. Muy mala intervención en este sentido.

    Me gusta

    • Muchas gracias por sus interesantes comentarios.
      A fin de evitar posibles confusiones respecto de la fachada original de la reforma de Beltrán y Borobio he sustituido las imágenes iniciales de la entrada por otras más antiguas pero que corresponden a la reforma de 1937.
      Las imágenes iniciales eran posteriores a la reforma de 1986 que afectó, en la fachada, al remate y ubicación de las esculturas.
      Confío en que de esta manera quede más clara la evolución de la imagen del Teatro Principal a lo largo del siglo XX.

      Me gusta

  3. Muchas gracias por la información. Así desaparece el desproporcionado ( en relación al resto de la composición) y vacuo frontón y las esculturas recobran una posición más espaciada y rítmica que mejora su lucimiento, pero el resto del análisis se sostiene. Con la reforma de Borobio la composición pierde riqueza en la cantidad, calidad y detalle de sus elementos formales/ornamentales, su materialidad da una sensación de pobreza impropia de un gran teatro y su interior, y su cromatismo de tonos ocres, hace bastante imperceptibles los contrastes entre los distintos elementos formales.Además la composición en su eje vertical queda un tanto coja, sin llegar a formar un acorde, una unidad mínima de significado, al sustituir su bella crestería y su escudo por unas pequeñas balaustradas intermitentes, insertas dentro de una continuación del paramento, que casi se confunden como una extensión del cuerpo central de la fachada, cuando en la fachada original el remate es mucho más acentuado y nítido. Desaparecen capiteles, columnas de forja, pilastras acanaladas,arcos de medio punto, molduras, cresterías, medallones, y el bonito cártel negro con letras blancas que recorre de izquierda a derecha la fachada y que provoca un fuerte contraste cromático, todo lo cual empobrece claramente la composición.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s