Caja de Previsión Social de Aragón

REGINO BOROBIO OJEDA. 1929. JOAQUÍN COSTA, 1

Con la “Caja de Previsión Social de Aragón” Regino Borobio no sólo logra uno de los mejores trabajos de su trayectoria profesional anterior a la guerra civil, sino que también marca un punto de inflexión que le llevará a una definición más clara de su arquitectura. En este sentido, en esta obra Borobio retoma motivos y elementos ya usados con anterioridad, los integra y los reinterpreta con una intención ya decididamente moderna.

Una obra compleja en un momento clave

1929 es también el año en el que Borobio diseñará el Pabellón de la Confederación Hidrográfica del Ebro en la Exposición Internacional de Barcelona, quizás su diseño más avanzado, lo que confirma la tendencia del arquitecto hacia una arquitectura próxima a las corrientes europeas y americanas del momento.

Borobio nunca olvidará la tradición ni se sentirá cercano a la vanguardia excesivamente ortodoxa. Sin embargo, cada vez se evidencia con mayor claridad su gusto por el diseño de origen centroeuropeo, en especial en los interiores, y por una depuración en el trazo general de sus obras.

cajaprevision1

El proyecto para la “Caja de Previsión Social” presentó para Regino Borobio una oportunidad no exenta de riesgos. Así, el importante volumen construido, la complejidad del programa (que incluía viviendas y oficinas), la solvencia económica del cliente y la ubicación del terreno jugaban a favor del proyecto. Sin embargo, el solar resultaba de complicado tratamiento. Situado en la céntrica plaza de Santa Engracia, y frente a la iglesia del mismo nombre, su punto de vista más privilegiado es el que ofrece desde el paseo de la Independencia.

Borobio pudo optar por una fachada principal directamente a la plaza o decantarse -como finalmente hizo- por darle todo el protagonismo a la esquina de la calle de Inocencio Jiménez. Sin duda fue una decisión muy afortunada porque con ello el edificio adquiere un empaque que le hace destacar en un entorno urbano marcado por la riqueza constructiva.

Para lograrlo, el arquitecto hubo de superar el problema de que, frente a la amplia fachada hacia la plaza, hacia la calle de Inocencia Jiménez, el solar apenas tenía unos metros. La solución utilizada fue la de situar el acceso a las oficinas a través de la esquina, marcar el chalán en altura y rematarlo mediante un torreón que reclama la atención del viandante. De esta manera se crea un efecto escenográfico que hace pensar en un edificio de dos alas en V, lo cual no se corresponde con la realidad.

Formalmente, la “Caja de Previsión Social” es una de las grandes obras de Regino Borobio y del conjunto de la arquitectura local del siglo XX por la modernidad de su composición que en algunos aspectos remite a la figura de Wright, especialmente en la solución dada al remate.

cajaprevision2

El gusto por el diseño

En su conjunto, el diseño para la “Caja de Previsión Social” destaca por la limpieza del diseño en el que nada parece superfluo, no hay excesos ornamentales, se tratan con cuidado los volúmenes y elementos, como el trazo de los vanos. A la vez en este edificio, que ha merecido un amplio interés por parte de la crítica y la historiografía, se han hecho notar influjos de autores como F. Ll. Wright en aspectos como el cuerpo superior, resuelto de manera poco habitual en la arquitectura local.

En su interior, Regino Borobio también puso especial interés en el diseño de espacios, distribuciones, mobiliario e incluso rotulación. La propuesta modernizadora, inspirada en modelos centroeuropeos es aquí especialmente notable.

La comparación entre los diseños de Borobio para los interiores y la puesta en práctica de los mismos, evidencia cómo ya desde el primer momento se le concedió una gran importancia a la creación de ambientes en los que la funcionalidad y la estética se aunaran en ambientes sobrios y elegantes.

Entre la tradición y la modernidad

La presencia de referencias historicistas es evidente, aunque siempre están tratadas con un planteamiento depurador para que encajen sin dificultad en el aire moderno del inmueble. El propio uso del ladrillo, protagonista en el cuerpo central del edificio, ya es una clara referencia a la historia constructiva local e incluso a la fachada de la iglesia de Santa Engracia a la que hace frente. Pero también determinados elementos formales, y muy en especial el torreón que remata el chaflán, se inscriben en la línea de connotaciones de la tradición arquitectónica.

En la sede de la “Caja de Previsión Social” encontramos un ejemplo de arquitectura que trata de dar respuesta a un intento de renovación y modernización que se sitúa entre la tradición constructiva y la vanguardia definida por los CIAM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s